Oskita, el nuevo amigo de mi hija mayor

Mi hija mayor tiene poco más de cuatro años (casi cinco, diría ella) y desde hace unas semanas tiene un nuevo amigo. Se llama Oskita. No Oscar, sino Oskita. ¡Qué bien, un nuevo amiguito del cole!, pensé yo.  Pero no. Cuando me decía que jugaba con Oskita siempre era en casa. Cogía su iPad y se pasaba largo rato con él.  Ahí estaba Oskita.  El amiguito de mi hija es un simpático perenquén verde, canario de nacimiento, que juega con ella a pintar, a hacer puzzles, a identificar sonidos, a clasificar series y a hacer parejas.

OskitaOskita Perenquén, Play & Learn es un juego delicioso creado por una pareja bien avenida, Daimon & Rollin, o lo que es lo mismo, Chedey Díaz y Juan Carlos Fernández (sinceramente no se quién es Daimon y quién Rollin, y tampoco me lo han querido decir, se trata de una historia algo personal que será contada en otro momento). Un matrimonio profesional que funciona mucho mejor que muchos matrimonios personales.  Según me comentan, lo suyo no fue un flechazo, fue una buena relación de varios años que les permitió crear una complicidad tal que un día pensaron que lo mejor sería trabajar juntos. Y así lo llevan haciendo desde hace menos de un año.

Que se junten un Diseñador Gráfico y un Ingeniero Informático y que se complementen tan bien «es la bomba«. Como diría uno que yo me se, «Gafapastas» y «Picacódigos» trabajando en armonía. De ahí puede salir cualquier cosa. ¡Y vaya que si ha salido!  Oskita ya sacó su cabecita poco antes de unas Navidades, acompañando tanto a Santa Claus como a los Reyes Magos a hacer realidad los sueños de los peques. Después de esa colaboración, Oskita ya estaba dispuesto a volar en solitario.

Oskita es un parenquén muy listo, habla hasta ocho idiomas. Podemos jugar con él, además de en español, en inglés, en alemán, en holandés, en francés, en finés, en chino y en ruso. ¡Chiquito coco!.  Con eso, Oskita puede jugar prácticamente en todo el mundo. Y encima, Oskita es solidario. Una parte de lo que gana (el 5,5%) lo dona a la Asociación de Padres Unidos El Pequeño Valiente.  ¿No es para comérselo?

Además de dos papás, Oskita también tiene una mamá, y se llama Yasmina del Pino Ortega Ojeda. Como toda mamá, ella ha sido parte fundamental para que Oskita naciera. Se preocupó mucho desde su concepción. Yasmina sabía muy bien cómo debía hacer las cosas Oskita y llevó de la mano a los papás para que, en un embarazo de poco más de dos meses, Oskita viera la luz.  En este caso el parto lo sufrió Daimon & Rollin, pero la mamá seguro que estaba igual de preocupada y nerviosa, como si ella misma lo alumbrara.

Oskita sigue ganando amigos, ya son unos cuantos miles de niños y niñas repartidos por todo el mundo. No podría encontrar mejor amiguito para mi hija que Oskita, aunque cuando mi otra hija lo conozca (aún es muy pequeñita) seguro que tendré que lidiar para que no haya peleas entre ellas por jugar con él.  En ese caso llamaré a su madre para que resuelva el conflicto, porque seguro que entre dos mujeres tengo las de perder, es lo que tiene estar en franca minoría en casa.

Publicado por Lucas Ferrera

Ingeniero en Informática, funcionario de carrera en una administración local y, sin embargo, buena persona. Me gusta la tecnología aplicada al servicio de los ciudadanos. Tío rarito a veces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.