Categorías
Apps Webs

Cómo pedir un chef a domicilio, usando CookInHouse

¿No me negarás que alguna vez no lo has pensado? Tener una cena en casa con amigos o familia y que en vez de pegarte la paliza de preparar tu especialidad (esa que te lleva tanto tiempo) o de acabar comprando pizzas o comida china, venga un cocinero (o cocinera) a casa y te haga un menú, de esos con platos de nombres rimbombantes, de esos que al sacarles la foto para Instagram no necesitan ni filtro, de esos que encima saben tan bien como pintan.

Desde octubre de 2015 me llegan unos correos de una lista a la que no me he suscrito (¡tirón de orejas!) de CookInHouse, una plataforma desde la que puedes contratar chefs (cocineros) a domicilio. La idea es sencilla, CookInHouse pone en contacto a chefs con gente que ponga su casa y su cocina para que le preparen («InHouse«) un menú acordado previamente, pero nada de que te venga la comida en contenedores de frío y calor, no, no, el chef va a tu casa, con sus ingredientes, con sus utensilios de cocina, te prepara el menú, lo emplata, recoge, limpia todo lo que ha ensuciado y se va por donde ha venido. Tú solo tienes que contratarlo desde tu móvil o desde la web (eliges el menú de entre las distintas posibilidades), acuerdas con él la fecha, la hora y los detalles, y pagas por el servicio. Pagas en CookInHouse (con tarjeta de crédito, usando Stripe), no tienes que pagarle nada al cocinero (lo de la propina ya es cosa tuya). El chef recibe el dinero directamente de CookInHouse, una parte al hacer la reserva (en concepto de compra de materia prima y desplazamiento) y otra parte a la finalización del servicio.

Detrás de CookInHouse están dos Albertos (no son los de las Koplowitz), son Alberto Rodríguez (con el que he estado hablando por Skype más de una hora) y Alberto Santana, dos grancanarios graduados en las ramas de Marketing y Dirección de Empresas que se han lanzado de cabeza al mercado con un producto de nicho como este. Me parecen unos tipos listos. Como no dominan tanto la parte tecnológica se han buscado a un socio consolidado, una empresa catalana llamada Testabit, que es la que ha desarrollado la idea de «los Albertos«. Han llegado a un acuerdo de forma que los canarios ponen todos sus esfuerzos en la parte comercial y de negocio, y los «informáticos» que hagan su trabajo, que la web funcione y que la app no falle (aunque tuvieron unos días en los que la plataforma estuvo inoperativa por problemas técnicos).  En los últimos meses se ha incorporado al equipo una tercera persona, esta vez con un perfil más técnico, Adrián González, seguro que él estará atento para que ese último incidente no vuelva a ocurrir.

CookInHouse no se dirige a cualquier público, es evidente. Solo hay que echar un vistazo a los menús para darse cuenta de que no hablamos de comidas low-cost. Ni lo pretenden. En CookInHouse quieren primar la calidad y el servicio, por encima del precio. Si pagas un McDonalds obtienes lo que obtienes (¡oye, que conste que yo voy a McDonalds!), y si pagas un restaurante con estrella Michelín tienes otra experiencia.  Eso es lo que busca CookInHouse, una experiencia distinta, comer bien y a precio razonable en la comodidad de tu casa. También es cierto que no todos tenemos casas de ensueño como las de Malibú que vemos en las pelis, con salones de 60 m2 con grandes ventanales a la playa, donde cualquier almuerzo o cena quedan bien sí o sí. Pero bueno, todo es adaptarse, igual tienes un piso de 60 m2 en la zona de Mesa y López, con una cocina de 8 m2, pero oye, el chef seguro que se adapta. Con una mesa coqueta bien preparada, unas velas, un menaje chulo, música chillout de Spotify para ambientar y un buen vino, no tienes nada que envidiarle a cualquier piso del Soho neoyorquino.

Actualmente hay registrados en la plataforma unos 700 usuarios, de los que la mitad de ellos son chefs. ¿Y esto por qué? Sencillo, los esfuerzos iniciales se han centrado en encontrar la base de la plataforma, sin cocineros no existiría CookInHouse. Alberto me insiste mucho en el trato personalizado que se da a los chefs, su seguimiento es constante, sin agobiar, pero siempre dispuestos para cualquier detalle, para conseguir que los chefs confíen en la plataforma y vean que hay gente detrás que se preocupa por ellos.

Para los cocineros

Es gratis estar en CookInHouse. El cocinero puede poner el precio por menú que considere adecuado, teniendo en cuenta que CookInHouse se queda con un porcentaje de la transacción total que no llega al 20%. El cocinero puede aceptar o rechazar sobre la marcha cualquier encargo. No existe aún en la plataforma una funcionalidad que permita conocer la disponibilidad del chef. Cuando un cliente hace un encargo puede recibir una negativa porque ese día a esa hora al chef no le venga bien. Este es un aspecto que se tendría que pulir, pero bueno, los imprevistos siempre pasan (y Alberto me asegura que es una funcionalidad que ya tienen en mente para versiones futuras). ¿Qué tipo de chefs puedes encontrarte en CookInHouse? Hay de todo. Jefes de cocina con mucha experiencia que tienen su negocio funcionando y que pueden permitirse este tipo de trabajos extra, responsables de catering, cocineros formados que se encuentren en épocas de menos trabajo, cocineros que buscan rellenar «huecos» (por ejemplo, gente que solo acepte encargos los lunes, martes y miércoles, porque le resto de días los pasa en su propio restaurante).  ¿Vivir de CookInHouse? No lo creo, pero seguro que ayuda mucho.  Eso sí, el cocinero también tiene que cuidar su parte, su producto, el trato con los clientes, su perfil en CookInHouse, las fotos de sus platos, la rapidez de respuesta, la proactividad (me cuenta Alberto que hay chefs que hasta recomiendan el maridaje perfecto para el menú que van a preparar, ¡qué lujo!).

Para los clientes

¿Qué queremos nosotros, los que somos tirando a torpes en la cocina? Un buen producto y un buen servicio. Queremos acceder a la app, filtrar por lo que nos apetezca y tratar de cerrar una cita. Esta no es una app de «aquí te pillo y aquí te mato«, esto no va de rapidez, esto va de planificar con tiempo. Para «lo rápido» ya hay otras plataformas. CookInHouse es para ocasiones especiales, tiene que ser genial ver la cara de tus colegas cuando les invites a casa y vean que has contratado a un chef, solo para ustedes. Y al estar en casa, eso de beber (con moderación) ya te lo tomas de forma más relajada. Al día siguiente de la velada, CookInHouse siempre envía un pequeño cuestionario de satisfacción, es importante saber cómo fue la experiencia, aunque esos comentarios no son públicos, le sirve a CookInHouse para ir validando a sus chefs (siempre buscando la excelencia).

CookInHouse está presente ya en varias provincias españolas, Madrid y Barcelona concentran la mayor oferta. En el caso de Gran Canaria, donde he intentado probar, me he encontrado con una oferta muy limitada que no me permitía hacer una valoración adecuada, pero lo que he visto me ha gustado.

Ahora buscan crecer en usuarios de la plataforma. Con una buena oferta, ahora necesitan demanda, pero para llegar a más gente se necesita pasta (y no italiana precisamente), presencia en redes sociales, en buscadores, y hasta se plantean diversas ayudas privadas y públicas, algo de músculo financiero que les permita llegar a más gente.  Pero no se pueden quejar, los pedidos ya se empiezan a materializar. Ya están facturando, aún no como para montar la oficina loft con césped artificial y futbolín, pero sí para validar la necesidad y el modelo de negocio.  Hay chefs que ya le están cogiendo el gustito a esto. Hay gente que está buscando este tipo de servicios.

#QuieroUnChefEnMiCasa

Categorías
Webs

Get Your Time es dueña del tiempo y te lo vende

Hace unas semanas empecé a ver noticias (como ésta o esta otra) de este proyecto canario, de Gran Canaria. Unos chicos habían ido a un Notario a decir que «el tiempo» era suyo y además habían dado traslado de esa propiedad a la ONU. ¡Ejem!

Con ese simple gesto, Get Your Time es «dueña del tiempo«, y como tal, te lo puede vender, a partir de 4,99 euros el día. Es tan sencillo como elegir un día en el calendario, y si está libre, comprarlo usando Paypal.  Idea sencilla, bien ejecutada pero solo apta para incautos que quieran donar 5 euros (o más) a no se sabe quién. ¿Modelo de negocio escalable? Absolutamente, nada más escalable que jugar con el tiempo, es INFINITO.

Primero he de decir que la idea me parece muy buena, probablemente ya se habría hecho antes, como aquellos que vendían parcelas en la luna y cosas parecidas. Lo de ir a una Notaría a decir que algo es tuyo es como aquella frase de Groucho Marx que decía «…la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte«. Quiero decir, que el Notario sólo certifica «que tú dices que el tiempo es tuyo«, no dice que el tiempo sea tuyo, sino que tú lo afirmas. Es lo mismo que ir al Notario a que certifique que «yo soy amigo del pequeño Nicolás«. El Notario certificará que «yo digo que soy amigo del pequeño Nicolás«. Punto.

Lo de las Naciones Unidas me suena a una capa más de papel de colores con el que intentan vender esta moto. Me imagino las caras de los funcionarios en Nueva York cuando reciban una carta de unos tipos que se han adueñado del tiempo. Le está faltando tiempo al alcalde de la Gran Manzana para pasar por caja cuando baje la bola en Times Square el 31 de diciembre de 2015 a las 23:59:59… ¿habrá que pedir permiso a Get Your Time por usar esa fecha?

La idea es tan absurda como exitosa. Es verdad que los primeros días en los que empezaron a salir en los medios, el calendario andaba algo desangelado, la gran mayoría de los días estaban libres. A día de hoy (cuando escribo esta entrada) parecen más los días ocupados que los libres. Eso significa que ha calado entre la gente. ¡Hay gente pa’tó!  Lo que debes tener claro es que, lo único que estás comprando es un PDF que pone que ese día es tuyo, te pertenece, porque el dueño del tiempo, Get Your Time, te lo ha vendido. ¡Ojo! digo que es un PDF porque me lo imagino, no porque me haya comprado un día, pero dudo que sea otra cosa. Seguramente tendrá aspecto de una especie de diploma, más o menos bonito (nada de Comic Sans), con nuestro nombre y la fecha bien grande. Y además, eso quedará sellado para siempre en el calendario de Get Your Time. Puedes ponerle hasta una foto y un texto que conmemore el acontecimiento, para que todo el mundo lo vea.

Y ahí no queda la cosa. Una vez tengas tu «PDF auténtico» certificando que el día te pertenece, si te cansas o ya no quieres tenerlo, puedes revenderlo, desde la propia página (al menos es una opción que quieren poner, de momento está «En Construcción«). El «segundamano» del tiempo.  Para qué vender un día solamente una vez si puedes venderlo ya usado. ¿Será el usado más caro? ¿Habrá descuento por compras por volumen? ¿Y si solo me interesan un par de horas de un día, me venderán la parte proporcional? ¿A quién demonios le vendo yo ahora el 4 de abril de 1974?.

No me gusta «Get Your Time» porque…

  • No se identifica a nadie. Ni personas, ni empresa. La opción del menú «Quiénes somos» no dice quiénes son, ni que entidad jurídica existe detrás de este proyecto.  Ni un número de identificación fiscal. El «Aviso Legal» está mal redactado. Ahí precisamente es donde debe ofrecerse toda la transparencia legal que debe soportar un proyecto de este tipo. Hay que tener en cuenta que es una web de comercio electrónico, se está vendiendo un producto «digital«. De acuerdo a la LSSI (Ley de Servicios de la Sociedad de la Información), el vendedor debe estar claramente identificado. Eso no ocurre en Get Your Time.
  • El único medio de contacto es una dirección de correo electrónico. Ni dirección postal. Ni número de teléfono. Enlaza con lo anterior. ¿Quién o qué está detrás? Nuevamente, la LSSI obliga a un medio de contacto adicional al correo electrónico.
  • En la página hay tres botones a redes sociales (Facebook, Twitter y Google+) que no llevan a ningún sitio. Eso da mala imagen. O estás o no estás.
  • Se paga mediante Paypal, a una cuenta a nombre de «getyourtime». Nuevamente, esa cuenta tampoco da más información. ¿A dónde va ese dinero?
  • ¿Y los datos personales que se almacenan? La LOPD también es clara. Entiendo que quien esté detrás de Get Your Time ha dado de alta un fichero ante la Agencia Española de Protección de Datos donde se indica el tratamiento que se realiza de los datos personales que se aportan (nombre, apellidos, foto, etc.). Este extremo tampoco se puede comprobar. Como no se sabe qué o quién está detrás es imposible saber si se ha dado de alta ese fichero, y en el Aviso Legal no se nombra nada al respecto.

En definitiva, como experimento me parece curioso. Como negocio, por lo que se ve, y si son ciertos todos los datos que se pueden ver en el calendario, parece muy lucrativo. Si han cobrado 5 euros por cada día que allí aparece «ocupado» ya se habrán llevado un buen pellizco. Y como alguien haya comprado alguno de los días VIP (fechas con historia) entonces la entrada de dinero puede haber sido considerable. Como empresario estaría ciertamente preocupado por no cumplir los requisitos legales que debe tener una web de comercio electrónico como esta. No seré yo quien defienda al Ministerio de Montoro, pero sí puedo defender a todas esas webs de comercio electrónico que sí cumplen con la normativa española.

¡Hola te vendo esta estampita por 5 euros! Es única, yo te lo garantizo

¡Va a ser que no!

ACTUALIZACIÓN 7-4-2015

Esta entrada se denominaba originalmente «Get Your Time y el timo de la estampita«. El motivo de este cambio no es otro que una petición por parte del equipo de Get Your Time, a través de sus asesores legales, en la que me solicitaban de forma muy amistosa que se desvinculara la palabra «timo» del proyecto. En ningún momento ha sido mi intención indicar que este proyecto lo fuera, puesto que no tengo razones para hacerlo. De hecho, me han reconocido que comparten lo que digo en la propia entrada y precisamente por eso se han puesto en manos de un conocido bufete que les permitirá regularizar la web (y el proyecto) para que cumpla con los preceptos legales que debe tener una web de este tipo.

Categorías
Webs

ComercioCanarias.com y sus tiendas virtuales

Hace un tiempo ya di mi opinión acerca de ComercioCanarias.com, un directorio de empresas canarias que tenía poco valor añadido que aportar. En ese post hablaba de que estaba pendiente de salir una nueva versión del directorio. Y así fue. Poco después se presentó esa nueva versión. Un lavado de cara importante, dando paso a más blancos y menos grises. Varios añadidos entre los que se encontraba una oferta de «Experiencias y sensaciones«, algo interesante, pero nada novedoso, algo que páginas como DiscoverCanarias llevan haciendo mucho tiempo atrás.

Lo que me resulta más impactante de esta nueva versión de ComercioCanarias.com es su nuevo apartado de TiendasVirtuales. Pinchar en esta opción del menú principal te abre una nueva pestaña y te transporta a una web que tiene pinta de «refrito«.  Una web con un dominio interesante (paginawebcontiendaonline.com) y que ofrece una información maquetada de forma muy artesanal, con textos claramente traducidos y que se apoya en un sistema de venta de tiendas online llamado LUCRAZON.  Sin duda alguna, si ComercioCanarias.com quiere destacar por ofrecer un servicio de tiendas virtuales personalizados, la elección de un proveedor como LUCRAZON es un error que ofrece una imagen poco adecuada para un directorio que aspira a convertirse en una referencia del pequeño y mediano comercio de las islas.

Les invito a que echen un vistazo por la web de las tiendas virtuales de ComercioCanarias.com y comprueben lo que estoy diciendo. Se vende como el único sistema de comercio electrónico integrado del mundo (what???). Pretende poner en la mano de cualquiera montar una web de venta online con muy pocos pasos, incluyendo opciones de marketing y optimización. Y todo ello por menos de 300 euros y unos 40 euros mensuales. Sin necesidad de un programador (cada vez que alguien lee esa frase hay un tipo gafotas que sabe mucho de Magento que se hace el harakiri). A ver, centrémonos. El comercio electrónico no es para todo el mundo. Cualquier tienda NO necesita estar en Internet vendiendo. ComercioCanarias.com es una web con un nicho de mercado muy claro, las pequeñas y medianas empresas de Canarias, aunque también se cuelan algunas grandes como BBVA o grupos hoteleros importantes. Eso está bien. Lo que ya no me parece tan bien es vender el comercio electrónico como algo muy sencillo de llevar a cabo.

Cualquiera que entienda un poco de esto sabe que, por ese precio, poner una tienda online igual es posible, pero sería como echar un barco de papel en el Mar del Norte en medio de un temporal de invierno. Flotar igual flota un tiempo, pero a la primera de cambio se va a hundir. Sólo hay que buscar un poco en Internet acerca del sistema que utiliza ComercioCanarias.com, llamado LUCRAZON, para darse cuenta de que este sistema es cualquier cosa, menos algo claro. ¿Crear una tienda online con una «cuenta mercantil» para empezar a vender sobre la marcha? Podría parecer a primera vista que para vender se apoyan en alguna pasarela de pago del BBVA, que aparece destacado en la página principal de ComercioCanarias.com. Pero no. LUCRAZON tiene su propia pasarela de pagos, sobre unos bancos norteamericanos. Suena todo muy muy extraño. ¿De verdad alguien puede pensar que una tienda de complementos de ropa de La Orotava puede necesitar tener su tienda online con un sistema como este? ¿A alguien le suenan los sistemas de marketing multinivel o los sistemas de compensación piramidales? Cualquiera de esos conceptos están asociados a LUCRAZON, y por extensión, a las tiendas virtuales de ComercioCanarias.com.

¿Y qué es eso de no necesitar un programador? ¿No hay empresas en Canarias que puedan montar una tienda online? A mi me faltan dedos de las dos manos para contar las empresas que podrían acometer esos proyectos con garantía suficiente. ¿Y lo del SEO y el posicionamiento en los primeros puestos de buscadores? Vamos, vamos, que eso es cosa de hace cinco años, cuando la gente se lo creía todo. Los cuentos chinos ya no cuelan. Montar una tienda online con un stock infinito te da tanta relevancia en Google como soltar un grano de azúcar en medio de las dunas de Maspalomas. Sí, seguro que los granitos de arena de su alrededor saben que allí hay un grano de azúcar (es blanco y no rubio), pero 5 centímetros más allá nadie sabe que existes. ¡Un poco de sensatez, por favor!

La web de las tiendas virtuales utiliza textos e imágenes que puedes encontrar en cualquier búsqueda de la palabra «LUCRAZON» en Google. Hay textos sobrepuestos sobre las imágenes. El propio vídeo de promoción de las tiendas virtuales de ComercioCanarias.com cuenta con textos sobre-impresos. Algunas traducciones dejan mucho que desear. Y la imagen general que ofrece es poco profesional.

No se cuantos clientes actuales de tiendas virtuales puede tener ComercioCanarias.com, pero dudo que sean muchos. Creo que mezclar el directorio de empresas con un sistema como LUCRAZON ha sido una idea nefasta que empaña la idea original de la web.  Montar una tienda virtual con ComercioCanarias.com (y LUCRAZON) no creo que sea una buena idea. Si realmente quieres montar una tienda online pregunta a varias empresas, infórmate. Que no te vendan humo. Que hacerlo cuesta dinero, mucho más de lo dice ComercioCanarias.com. Que ponerla en marcha cuesta aún más (fotos de calidad, descripciones de los artículos, etc.), que promocionarla cuesta 100 veces más, probablemente es donde más se va el dinero. Que aparecer en los primeros puestos de buscadores de Internet no te lo asegura NADIE. Que estar en Internet no significa nada y no te va a conocer ni «el Tato» si no te dejas el dinero (mucho, mucho) en promoción sobre Google o en las redes sociales. Esto no es como abrir un local junto a El Corte Inglés de la calle Preciados en pleno centro de Madrid, es más bien como inaugurar una tienda de abrigos de visón en La Graciosa un martes a las dos de la mañana.

En fin, parece que estoy cogiendo recortes del Dr.Jaus, pero es que a veces me pongo de muy mala leche cuando veo cosas como esta. Que no sea porque no lo he avisado.

 

Categorías
Webs

WikiSigns, la wikipedia de las lenguas de señas

Este es uno de esos proyectos que te encuentras por casualidad. No ha hecho mucho ruido. No está dirigido al gran público. No es un proyecto que destaque por su diseño. Pero es de esos proyectos que aprovechan la tecnología para ponerla al servicio de una parte de la sociedad, la comunidad sorda.

Carlos González es uno de mis contactos en LinkedIn (¡recuerda que si no estás en Linkedin, no existes!) y me enteré del proyecto precisamente por el hecho de cambiar el título que acompaña a su nombre en esta red profesional, Carlos es Ingeniero en Informática por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y CEO de WikiSigns.org, la web que pretende convertirse en la wikipedia de las lenguas de señas. ¿Y qué lleva a un informático a montar una web como esta? «Antes de terminar la carrera fui seleccionado para participar en un proyecto conjunto entre varias universidades españolas y Naciones Unidas, gracias al cual me puse en contacto por primera vez con la comunidad sorda. Trabajé casi dos años en la ciudad india de Calcuta dando clases de informática. La experiencia fue muy enriquecedora. La idea de WikiSigns.org surge precisamente durante mi estancia en la India, en el año 2009. Entre mis alumnos sordos se hablaban al menos tres lenguas de señas diferentes. Incluso el alfabeto manual, utilizado para deletrear palabras, era distinto. Yo tuve que aprender ambos alfabetos manuales y repetir cada palabra para los dos grupos. Una vez pregunté cual era la seña para decir «tren» y me enseñaron 7 señas diferentes… ¡en una clase de 12 personas! Cuando intenté buscar un diccionario de lengua de señas india me di cuenta de que existía un único diccionario en papel que se vendía en una asociación de sordos en Nueva Delhi, ¡a casi 1500 km de Calcuta!.»

Llegar hasta la idea actual de WikiSigns.org le ha llevado varios años, pero no fue hasta finales de 2013 cuando se puso de lleno con el desarrollo. El potencial de la herramienta es brutal, según Carlos «…en el mundo hay muchísimas lenguas de señas diferentes. Las fronteras de las lenguas de señas no siempre coinciden con las fronteras de las lenguas orales ni con las fronteras políticas. Por ejemplo, en Estados Unidos se usa ASL, que es una lengua que tiene la lengua de señas francesa como origen y no tiene nada que ver con la lengua de señas británica. El alfabeto manual que se utiliza mayoritariamente en la India sí que es el alfabeto británico. En Madagascar me sorprendí mucho al ver que la lengua de señas utilizada provenía de la lengua de señas Noruega. La mayor parte de las lenguas de signos del mundo carecen de diccionario. Para algunas pocas existen diccionarios en papel y solo para las lenguas de los países super desarrollados existen video-diccionarios online. Según la Organización Mundial de Personas sordas, en África, solamente 9 países poseen un diccionario de la lenguas de señas del país, ¡en formato papel!»

WikiSigns.org se define como un diccionario colaborativo y multilingüe de lenguas de señas del mundo, que utiliza un sistema de votación para determinar la calidad del contenido. Tiene como objetivo documentar y compartir señas de las lenguas que no tienen diccionario.  Carlos comenta que «…existen algunos diccionarios multilingües de lenguas de señas pero no son colaborativos. También algunas asociaciones con los recursos necesarios crean sus propias plataformas para compartir señas. Estamos viviendo un momento histórico en el que muchas personas en el mundo se graban y comparten las señas en sus lenguas en Internet, algunos simplemente mediante un canal de Youtube. Si bien la labor es encomiable, la realidad es que las señas están bastante disperas y son difíciles de encontrar, muchas veces ni siquiera se puede buscar por palabras. Con WikiSigns.org esperamos poder unificar y centralizar estos contenidos para que sea más fácil acceder a ellos.»

La plataforma se encuentra en una beta cerrada, eso significa que únicamente pueden aportar contenido aquellas personas que reciben una invitación de otro usuario.  «Ahora mismo las credenciales las estamos dando con sumo cuidado, previo contacto directo a través de correo electrónico o redes sociales. Es muy importante que el contenido que se ofrezca sobre todo en estos primeros pasos que estamos dando sea de la máxima calidad posible. En todo caso, WikiSigns.org cuenta con un sistema de votación para la ordenación del contenido y la posibilidad de marcar un video-signo como SPAM o falso. Si el vídeo recibiera cinco veces la marca de falso quedaría automáticamente excluido de la página.»  Sólo los usuarios registrados pueden añadir señas a los diccionarios. Los vídeos los graba cada uno con sus medios y los sube a alguna cuenta de Youtube, desde la plataforma se enlaza a esos vídeos. Me parece de una sencillez absoluta, y precisamente por eso mismo puede convertirse en una herramienta muy potente.

Una de las características que no acababa de entender de la plataforma es que permite aprender a las personas sordas una lengua escrita, Carlos me lo aclara: «Las lenguas de señas son lenguas ágrafas, es decir, carecen de forma escrita. La lengua materna de las personas sordas prelinguísticas es la lengua de señas y no la lengua oral que se habla en el país en el que viven, por lo que para una persona sorda, una lengua oral es el equivalente a una lengua extranjera que aprender, con la dificultad añadida de que nunca podrán oír de dicha lengua. Por poner un ejemplo, sería como si no pudiéramos escribir en español y tuviéramos hacerlo en ruso utilizando la gramática y vocabulario rusos sin poder escuchar nunca el idioma ni la relación entre las letras y los sonidos.  Sobra decir que es muy importante para todo el mundo aprender la lengua escrita del país en el que vive, ya que ella nos permite acceder a una parte de la cultura (libros, periódicos, revistas) así como entender los mensajes que la sociedad nos envía (carteles, señales o cartas) entre otras cosas.  Una persona sorda que no conozca una palabra en lengua escrita pueda buscarla WikiSigns y al ver la seña correspondiente en su idioma entender su significado. Este es realmente el objetivo principal de WikiSigns.org»

El modelo de negocio pasa inicialmente por las donaciones particulares (como la Wikipedia), aunque no descartan llegar a utilizar publicidad para financiarse. La semilla ya está plantada, ahora debe crecer y reproducirse. La Cátedra Telefónica de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria ha reconocido la calidad del proyecto, sobre todo por su vertiente social, y hace de «mecenas» durante un año aportando una cuantía económica que ha servido, entre otras cosas, para la compra de material informático para el desarrollo del proyecto.

En agosto de este año es cuando han empezado a «hacer ruido» y los números empiezan a crecer (estos datos son de hace 15 días). Ya han recibido 774 visitas de 560 usuarios únicos, provenientes 57 países de todos los continentes. En este momento hay 14 voluntarios en activo de los siguientes países: México, Grecia, Venezuela, Perú, Mozambique, Kenya, Guatemala, Guyana, Argentina, Costa Rica, India y Burundi. Los vídeos tienen 1.132 visualizaciones con un tiempo de reproducción estimado de 346 minutos.

¿No es un proyecto de esos que piensas ¡Qué buena idea!? Pues ha nacido en Canarias y se empieza a usar por todo el mundo. ¡Enhorabuena Carlos!.

 

Categorías
Webs

iCanduty, compra desde Canarias sin preocuparte de la aduana

Todos los que vivimos en Canarias hemos sufrido la típica (y frustrante) situación de querer comprar en una tienda online y comprobar que, a pesar de pertenecer al Reino de España, a la Unión Europea y de tener unos avances tecnológicos a la altura de muchos otros lugares del mundo, resulta que traer ciertos productos a las islas tiene unas trabas burocráticas que hacen que esas tiendas online desistan del papeleo administrativo y directamente decidan poner el temido «No enviamos a Canarias«. ¡Estupendo!. Pues aquí nos quedamos, compuestos y sin poder comprar algo que nos gustaba.

Afortunadamente, sin haber desaparecido estas trabas burocráticas, están surgiendo iniciativas que tratan de mitigar este efecto disuasorio. Uno de estos proyectos es iCanduty. Es una solución imaginativa. Se basa en la vieja idea que muchos usábamos para saltarnos esas restricciones de no enviar a Canarias. ¿Qué hacíamos? Decirle a un amigo que vivía en la península que recogiera el paquete por nosotros y nos lo enviara por Correos. ¿Y si ese «amigo» fuese iCanduty?

José Ramón Sendra es la persona que está detrás de iCanduty, es el papá de la idea, es el amigo de Madrid. La idea básica es que quien compra el producto en la tienda online no eres tú, es iCanduty, con sede en Madrid. De esta forma, comprar desde Madrid es mucho más sencillo que comprar desde Canarias. Tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Las ventajas principales son que puedes comprar en cualquier tienda que sirva en España, que sueles comprar sin gastos de envío o con unos gastos reducidos o fijos y, sobre todo, que te evitas el trámite de la aduana (el famoso DUA). Las desventajas, que tienes que pagar el IVA aplicable a cada producto y que el tiempo de entrega del producto no está fijado, aunque normalmente no tardaría más de una semana desde que el pedido llega a Madrid.

¿Y todo esto como se hace? En la web de iCanduty lo explican muy bien. Son unos sencillos pasos. Te registras como usuario. Creas una nueva petición. Te genera unos datos de facturación y envío (que tienes que poner en el formulario de la tienda online donde vayas a comprar). Y a esperar a que llegue el paquete. El pedido lo haces a nombre de iCanduty, es como si lo compraran ellos (aunque lo pagas con tu tarjeta). Cuando el pedido llegue a su sede en Madrid te avisan con un correo electrónico. Tienen previsto realizar, al menos, un envío semanal, a Tenerife y Gran Canaria. El pedido lo puedes recoger gratis en las oficinas de iCanduty de estas islas o pueden enviártelo a casa por sólo 5 euros más.

En el sistema entran en juego dos facturas, por un lado la factura que se genera con la compra original del producto, incluyendo el IVA, y que va nombre de iCanduty (¡ojo! recuerda que son ellos los que han comprado el producto). Y por otro lado, la factura que genera iCanduty, que va a nombre del comprador final, una factura que incluye el IGIC y por el mismo importe que pagaste originalmente.  ¿Qué has conseguido con esto? Librarte de problemas. Si alguna vez has intentado pagar el DUA de algún producto que hayas comprado online sabrás de lo que te hablo. Por mucho que hayan intentado flexibilizar los trámites aduaneros haciéndolos online, sigue siendo un procedimiento engorroso para un usuario medio. Con iCanduty pagas el IVA pero puede llegar a compensarte esos quebraderos de cabeza administrativos.

iCanduty hace negocio con la diferencia impositiva, así de claro. A la diferencia entre el IVA y el IGIC hay que sumarle los gastos de aduanas y los portes. Este sistema es rentable cuanto mayor volumen de negocio tengan, ya que el DUA se «diluye» entre todos los productos. José Ramón es claro al respecto y reconoce que el sistema inicialmente es deficitario, pero todo se andará. De momento tienen 250 usuarios registrados (seguramente a día de hoy ya son más), se han hecho unos 60 pedidos y el tiempo medio de entrega es de 7 días (desde que llegan a Madrid).

Me ha gustado mucho la transparencia con la que habla José Ramón. Su fin último, aunque ello suponga la desaparición de este negocio, es que el DUA desaparezca y todos los canarios podamos comprar con la misma flexibilidad que el resto de España. El sistema no es perfecto pero considero que es una solución totalmente viable para muchos casos.

Yo ya me he registrado como usuario de iCanduty y desde que tenga la oportunidad usaré la plataforma, no tengo ninguna duda. Por cierto, tienen una web deliciosa. Clara, sencilla, adaptada a dispositivos móviles, con un diseño muy cuidado y donde todo se encuentra fácilmente. Si quieres libertad para comprar donde quieras, no quieres trabas administrativas y estás dispuesto a pagar un poco más, entonces quieres iCanduty.