Categorías
Eventos Redes Sociales

Cómo conseguí una galleta usando Twitter

Esta es una de esas historias en las que lo online y lo offline  (el on y el off) se unen y demuestran su perfecta armonía.

De siempre me ha gustado asistir a eventos profesionales de temas relacionados con mi trabajo. Creo que hasta debería ser obligatorio asistir a un número determinado de eventos para saber qué es lo que se cuece más allá de las cuatro paredes donde estamos confinados diariamente, y más si cabe si trabajas en una Administración Pública como es mi caso, que no suele ser ejemplo de innovación (pero este es otro tema).

Hace un par de semanas asistí a una Jornada organizada por Informática El Corte Inglés (IECISA) y DELL España, en Las Palmas de Gran Canaria (Encuentro Tecnológico Canarias 2016 – #ENTICcanarias). Lo típico, presentación institucional, mini-charlas para hablar cada uno «de su libro» y una mesa redonda con gente de mucha experiencia en el sector. El contenido de la Jornada muy interesante, casos de éxito en los que verse reflejados, opiniones diversas del estado del arte de la tecnología en Canarias, etecé, etecé.  Los organizadores sabían montárselo con un entorno magnífico, buena puesta en escena, detalles personalizados y al final un pequeño brunch. Todo muy bien, a la altura de dos grandes que quieren vender.

Yo soy de esos que interactúan en las charlas a través de Twitter. Si me dan un hashtag es para usarlo ¿no?. Pues allí estoy yo atento a las ponencias, iPhone en mano sacando fotos y tuiteando, solo una por ponente. Oye, si están ahí al menos que perciban que les estamos escuchando y que además otros lo vean. Mis tuits iban siendo retuiteados y «favoriteados» por la persona que estaba detrás de las cuentas de Twitter de IECISA y de DELL España, aunque principalmente del primero. Un dinosaurio tecnológico (con cariño) como IECISA parece que hace su apuesta firme por las redes sociales y si organiza un evento tiene a gente detrás que sigue el hashtag. Eso es bueno.

Entre charla y charla publico la siguiente foto:

Evento-ENTICcanarias-detalles

Cada asistente teníamos en nuestro asiento, además del programa, una botella de agua personalizada, un bloc para tomar notas, un bolígrafo de esos que tienen por detrás la «gomita» para usarlo con pantallas táctiles y hasta una galleta personalizada para el evento.  Hice hincapié en este último detalle, y parece que eso gustó a @iecisa, vean la conversación:

Evento-ENTICcanarias-conversacion

Un par de horas más tarde la Jornada finalizó, todo bien, todo correcto, después un poco de networking junto a un brunch bien preparado y entonces se me acerca alguien de la organización del evento y ocurrió esto:

  • «¿Eres Lucas verdad?«
  • «Sí, el mismo«
  • «Mira, no se de que va esto pero me ha llamado nuestro community manager y me ha dicho que te de esto» (llevaba una galleta en la mano y me la entregó).
  • «¡Ah! ¡muchas gracias!» (yo con una sonrisa de oreja a oreja).

En ese momento, justo en ese momento, se había producido una conexión on-off. Un tipo que lleva las redes sociales de @iecisa desde Madrid, siguiendo mis tuits (y los de otros) había llamado al organizador del evento en Las Palmas de Gran Canaria para que me localizara y me diera un galleta extra, para llevársela a mis hijas. Esa es una forma de conectar con la marca. Hay alguien detrás que escucha, hay alguien detrás que se preocupa.

Está claro que la galleta era lo de menos (de hecho sobraban en algunas mesas), es el gesto lo que cuenta. Y ya de camino a casa, recibo una nueva mención:

Evento-ENTICcanarias-galletas

Fin de la historia. Así fue como conseguí una galleta a través de Twitter.

 

Categorías
Opiniones Redes Sociales

Ejemplo de segmentación de anuncios en Facebook

Las redes sociales no sirven para vender. Eso dicen. No digo que sí, ni que no. Sólo digo que depende de cómo las uses. A veces te encuentras con anuncios absurdos en tu timeline de Facebook y a veces te encuentras con anuncios «pensados«, trabajados, y con varias «versiones«, tipo test A/B.  Hoy me he encontrado con esto, hay gente que sabe poner anuncios en Facebook, y otros que no.

Los que SÍ saben poner anuncios en Facebook

Cualquier día a cualquier hora. Viendo mi timeline de Facebook. Me topo con este anuncio:

Inpixio_es_1

Un software que permite eliminar elementos «molestos» de cualquier foto. No es el primero que veo, ni que pruebo. Sí que es la primera vez que oigo/leo este nombre, Inpixio (en español). No lo conozco, pero pincho igualmente en el anuncio. ¿Por qué? No lo se. Igual por aburrimiento. Igual porque realmente me interesaba. Igual por «la chica«. No lo se, que cada cual piense lo que quiera. El caso es que pincho en el anuncio, y como no, me intereso con lo que viene después.

La URL personalizada

Pinchar en ese anuncio significa que algo está contando en el Google Analytics de esta empresa, ya formo parte de alguna gráfica. Ya hay un tío cuarentón que ha picado en el anuncio de la chica en bañador en la playa. Pero no lo digo yo, lo dice la URL en la que he picado. Me explico. No pico en el botón que aparece arriba a la derecha que dice «Me gusta esta página«. Pincho directamente en el enlace. Esto me lleva a otra pestaña (en Chrome) y puedo ver la URL, la dirección a la que me envía. Aquí ya compruebo que «he picado«, soy un objetivo potencial. Ésta es la URL que me encuentro:

http://www.inpixio.com/Espana/static/lp/photoclip/?tracking=INPIXIO_ES_PP_FB_PCLIP_LAA_BUYERS_MALE&campaignid=FACEBOOK&filter=INPIXIO_ES_PCLIP_LAA_BUYERS_MALE_40-44&keyword=Deletion_Woman_at_beach

Puede parecer un galimatías para quien no esté acostumbrado a ver algo así, pero solo tienes que fijarte en lo que pongo en negrita.

  1. La web: me redirigen a la página oficial del software de retoque, versión española. http://www.inpixio.com/Espana/. Es lógico.
  2. El sexo: bromas aparte, ya me están segmentando. El/la que puso el anuncio en Facebook quería dirigirse a «los tíos«, sí, soy un tío (MALE), al menos por naturaleza.
  3. El canal: esta campaña (campaignid) está dirigida a FACEBOOK. Lo dije en el título. Es probable que hayan creado campañas (y URL’s) distintas para otras redes sociales.
  4. El rango de edad: seguimos con la segmentación. No solo debe ser «un tío«, también tiene que estar entre 40 y 44 años (…_BUYERS_MALE_40-44).
  5. La imagen: lo que entra por los ojos es la imagen, digan lo que digan. ¿Y que había en la imagen? Una chica en bikini en la playa a la que le quitan «los petardos» que salen a su alrededor en la foto (Deletion_Woman_at_beach).

Así que, cuando yo pinché en ese enlace, la empresa sabía que «otro» tipo de España entre 40 y 44 años había picado en el anuncio de Facebook de su software de retoque fotográfico. Igual somos clientes potenciales para ellos. Igual han creado como éste muchos tipos de anuncios, dirigiéndose a chicas entre 30 y 35, a hombres entre 25 y 30 y mostrando otras fotos que pudieran ser «supuestamente» atractivas para esos sexos y rangos de edad.

¿Y qué pasó después? Sencillo, acabé en una página de este estilo:

Inpixio_es_2

¿Me descargué el software? Pues no, la verdad. Pero me di cuenta realmente de cómo funciona la segmentación de anuncios en Facebook. Esto sólo es posible porque yo he puesto en mi perfil que soy un «hombre«, que tengo (la edad que tengo) y que vivo en «España«. Por eso ha aparecido este anuncio entre las actualizaciones de mi «amigos» de Facebook. Es lo que hay. Si estás es las redes sociales, y pones tus datos reales (como debe ser), eres parte del mercado. Tus datos en Facebook son valiosos para las marcas, y ellas pueden buscarte. Ya sabes lo que dicen, cuando un producto es gratis, como Facebook, entonces el producto eres tú, no lo dudes.

Pero aquí no acaba la cosa. Esta misma noche, mientras escribo el post me encuentro con esto:

Inpixio_es_3

Misma empresa, mismo anuncio, pero foto diferente. Sí, se confirma lo de los test A/B y las distintas versiones de un mismo anuncio. Y la URL, lógicamente, algo distinta:

http://www.inpixio.com/Espana/static/lp/photoclip/?tracking=INPIXIO_US-ES_PP_FB_PCLIP_LAA_BUYERS_MALE&campaignid=FACEBOOK&filter=INPIXIO_ES_PCLIP_LAA_BUYERS_MALE_40-44&keyword=Deletion_Statue_of_Liberty_with_Helicopter_removed

Toda la URL igual excepto algo que identificaba la foto, en este caso ya no hay una chica estupenda en bikini, sino la Estatua de la Libertad con el skyline de Nueva York de fondo, que también es una buena foto, todo hay que decirlo. Pero esta vez no pinché en el anuncio.

¿Qué me lleva a pensar de todo esto? Que hay gente por ahí que piensa que a los tíos españoles entre 40 y 44 años nos gusta el retoque fotográfico, y si encima como reclamo publicitario nos ponen a una chica de buen ver con un bikini rojo, entonces seguro que picamos. En mi caso fue así. ¡Chapó!. Eso sí, la conversión no ha sido completa. No me bajé el software, que era lo que la empresa pretendía, pero me conformo con ser un número en el embudo de conversión de esta campaña de Facebook.

Los que NO saben poner anuncios en Facebook

De estos hay muchos. Una mala segmentación te lleva a encontrarte con anuncios fuera de lugar, absurdos y con tanta relación contigo como tratar de buscar la semejanza entre Belén Esteban y Arturo Pérez Reverte.  Esta parte solo puedo ilustrarla con la conversación que acabo de tener con Davinia Suárez por Twitter:

Segmentacion_Facebook

Pues eso. Si vas a poner pasta en Facebook y engordar la cuenta del Zuckerberg, piensa un poquito antes, no tires el dinero. El primer ejemplo tiene cabeza, ha pensado en un segmento concreto, que podrá tener más o menos éxito, pero el anunciante es capaz de monitorizar todos los clicks y ver el ratio de conversión (incluso sabiendo qué foto tiene más éxito, si la de la chica en bikini o la de la Estatua de la Libertad), que al final es lo que interesa. Con el segundo ejemplo, habrá malgastado su dinero y encima los que nos encontramos con ese tipo de anuncios nos produce un rechazo aún mayor porque nos parece intrusivo y fuera de lugar.

 

Categorías
Redes Sociales

Cómo personalizar mi URL en LinkedIn

Empecemos por el principio. Decíamos ayer que «si no estás en LinkedIn no existes«. Así de claro. Ahora, estar por estar, tampoco. Si estás es para estar bien, con todos los datos correctos, actualizados, con una foto decente (¡pon una foto por Dios!). Tampoco digo que tengas que ser el tío o la tía más dicharachera y «aportadora» de contenido a este lado de río Mississippi.  Tan solo pido que, si te conozco, pueda buscarte en LinkedIn y ¡bam! ahí estés, limpio y reluciente.

Bien, vale. Entiendo que estamos de acuerdo. Tienes un perfil en LinkedIn. Ahora es hora de compartirlo. ¡Claro! para eso lo tienes. Es tu carta de presentación. Es eso que dice ¡eh! este soy yo (y mis circunstancias).  Todo perfil de LinkedIn tiene una URL, sí, eso que pones en la barra del navegador, eso que empieza por «http«. Eeeeso.

La mía es https://es.linkedin.com/in/lucasferrera. Esa es la URL de mi perfil público. ¿Y la tuya? ¿Que no sabes dónde está? Pues si entras en LinkedIn y vas a tu perfil la URL la tienes normalmente debajo de tu foto (porque habíamos quedado que tenías foto ¿no?).

url-linkedin-lucas-ferrera

¿Y qué pinta tiene la tuya? Lo normal esa que si nunca la has tocado, esta URL sea una que te pone por defecto LinkedIn cuando te abres el perfil, esa URL que te ofrece no es «bonita«, ni «amigable«, ni «recordable«. Un asco de URL, seamos sinceros. Lo normal es que tenga una pinta como la de este perfil (¿quién es Pedro S. San Román? ni pajolera idea, me vino ese nombre a la cabeza, no me pregunten por qué, y mira por donde, existe).

url-linkedin

¿Qué te parece? Un tipo estupendo, con una imagen impecable, trajeado, afeitado, con dilatada experiencia, un «bomboncito» para Headhunters en busca de tiburones de los negocios… pero con una mácula… NO TIENE URL PERSONALIZADA. Para mi estaría descartado de cualquier selección de personal, no solo él, sino todos sus ¿54? contactos.  Pero alma de cántaro, como te me presentas con un traje blanco y una mancha de ketchup a la altura del pecho, y encima sonríes. Anda, anda, sigue leyendo para que esto no vuelva a ocurrir.

¡A ver! es sencillo. No te preocupes. Acabas de perder un trabajo de 100.000 $ al año, pero tranquilo que igual pasa otro tren, y cuando lo haga allí estarás tú esperando para subirte. Vete a la opción Perfil / Editar Perfil. Debajo de tu foto estará tu URL (fea) y si pasas encima de ella con el cursor verás que aparece una ruedecita a la derecha. ¡Pincha en ella!

url-linkedin-lucas-ferrera-2

Al pinchar en la rueda entrarás en una pantalla como la que tienes debajo. Observa lo que aparece a la derecha. Ahí está lo que buscábamos. Lee atentamente lo que dice. Mejora tu marca personal al crear una URL personalizada. No lo digo yo, lo dice el mismo LinkedIn. ¡Pues al grano! Pica en el lápiz y elige tu URL.

url-linkedin-lucas-ferrera-3

 

Ahora el problema es encontrar una que no la haya cogido alguien antes (tiene que ser única para todos los usuarios del mundo mundial que estén en LinkedIn). Como te llames «Antonio García» o «John Smith» o «Huang Li» lo tienes claro. Te veo buscando combinaciones rarísimas o probando con números al final.  Bueno, lo que hagas a partir de ahora es cosa tuya.

¿Y tan importante es esto de la URL personalizada? Mira que pasa si busco mi nombre en Google (venga, que ya se que tú también lo has hecho más de una vez, para ver que salía). Pues esto es lo que sale si buscas (al menos desde mi localización y en este momento) «lucas ferrera» en Google:

lucas-ferrera-google

Primero mi blog, lógico, porque se llama como yo, ¿y segundo? sí, amigos, sois muy perspicaces, ahí está mi pedazo de URL personalizada de LinkedIn, aunque igual los más de 1.500 contactos que tengo hacen que se posicione de esta forma, quién sabe. De cualquier manera a Google le gustan las cosas como está, limpitas y ordenadas, y pasa de indexar URL feas y sin personalidad (y si no lo hace, debería). ¿Vas a seguir siendo feo/fea y sin personalidad?

 

 

Categorías
Opiniones Redes Sociales

Análisis de las cuentas de Twitter de los candidatos por Gran Canaria al Parlamento de Canarias 2015

En esto que estás una noche en casa y te pones a hacer números. A menos de un mes para las elecciones autonómicas y locales 2015 en Canarias, me da por ver las cuentas de Twitter de los candidatos por Gran Canaria al Parlamento, y me sale esta tabla (en verde destaco datos positivos y en rojo datos negativos):

Datos-globales-TW-GobCan-GC-1000x465

Este es un pequeño estudio realizado con herramientas gratuitas y limitadas (Twitonomy) a fecha 29 de abril de 2015 (los datos en el momento que estás leyendo esto ya habrán cambiado). Son datos, números, muchos números, vale, sí, pero ¿qué significan?  Veamos qué quieren decir para cada uno de los candidatos de los principales partidos.

Australia Navarro – PP

Australia llega a Twitter un 9 de octubre de 2012, cuando ella llega ya somos más de 870 millones de usuarios registrados. Llega tarde, pero llega. Es evidente que no le interesaba para nada estar en Twitter con motivo de las elecciones de 2011 (como sí lo hacen el resto de candidatos).  Su bio dice que la cuenta no la lleva ella, sino su equipo. Mmmm, mala cosa. Esto no es algo personal/profesional, sino algo en lo que se está «porque hay que estar«.

En su corta vida ha enviado algo más de 2.800 tuits, con una media de más de 3 tuits diarios. No está mal, ni mucho ni poco. Pero ¡ojo! como pueden ver en la tabla, las sombras rojas aparecen mucho. Algo no va bien. Por ejemplo, el 77% de los tuits enviados en realidad son retuits (RT), es decir, no aporta nada, simplemente hace de altavoz. Solamente el 2% de los tuits enviados suponen una respuesta, tampoco es buen dato, interactúa muy poco con sus seguidores. Además, de todas las cuentas es la que menos incluye menciones, links o hashtags, es decir, gran parte de sus tuits son mensajes planos, sin interacción de ningún tipo.

Ver el detalle completo del perfil de Twitter de Australia Navarro aquí (pulsa sobre la imagen para verla más grande).

Datos curiosos de Australia

  • Hasta febrero de 2014 no empieza a usar realmente la cuenta para enviar tuits.
  • Los usuarios a los que más retuitea son de esperar.
  • Responde a muy pocos usuarios muy pocas veces.
  • Parece que su último hashtag es su signo de identidad.
  • ¡No sin mi iPhone! ¡O sin mi iPad! En eso nos parecemos.

Carolina Darias – PSOE

Carolina se apuntó a esto del pajarito poco antes de celebrarse las últimas elecciones, allá por marzo de 2011. Se trata de una cuenta personal (o al menos lo parece) y además existe otra cuenta para su equipo de campaña.  Lo de tener una cuenta que la lleva uno mismo se nota en el tono. De los 6 candidatos es la segunda con más seguidores y más tuits enviados. Se mantiene en una media entre 2 y 3 tuits al día. De todos los tuits enviados, el 46% son RT, y el 34% son respuestas. ¡Bravo por este último dato! eso se llama interacción. De media es la que más menciones y hashtags utiliza.  Sus tuits son los menos retuiteados y menos «favoriteados» por sus seguidores. Este último dato podría ser considerado negativo, pero no tiene por qué.  Muchas veces ocurre que, cuando un candidato (o candidata) envía un tuit, una cohorte de seguidores fieles se lanzan a retuitear como locos, eso no parece que esté ocurriendo aquí.

Ver el detalle completo del perfil de Twitter de Carolina Darias aquí (pulsa sobre la imagen para verla más grande).

Datos curiosos de Carolina

  • Ha sido muy constante tuiteando.
  • Su equipo está ahí para apoyar, y ella les retuitea mucho mucho.
  • «Carolina responde» ¿Dígame?.
  • Hashtags los justos.
  • Carolina loves Apple, too!

Mª del Mar Julios – CC

Los datos de Mª del Mar son muy planos. Ni pincha, ni corta. Apenas aparece destacado por lo positivo, ni tampoco por lo negativo. Se unió a Twitter también al calor de las última elecciones, y su aportación ha sido más bien escasa. Menos de un tuit al día, de los cuales el 54% son RT y sólo el 8% son respuestas. Utiliza poco las menciones e incluye pocos enlaces, aunque los hashtags sí los maneja mejor. Uno de cada 4 de sus tuits son retuiteados, y 1 de cada 6 son marcados como favoritos. Bueno, vale. No me dice mucho.

Ver el detalle completo del perfil de Twitter de Mª del Mar aquí (pulsa sobre la imagen para verla más grande).

Datos curiosos de Mª del Mar

  • Aparece y desaparece del timeline como el Guadiana.
  • Retuitea a los suyos.
  • Se responde a sí misma. Yo me lo guiso, yo me lo como.
  • La cantidad de dispositivos distintos desde las que envía tuits puede hacer pensar que más de una persona maneja la cuenta. Y le gusta tanto la carne (iOS) como el pescado (Android).

Román Rodriguez – NC

Román es el poderío. Supo ver que esto de Twitter iba a tener su gracia, y ya desde comienzos de 2011 se estaba el hombre sacando su cuenta (por cierto, exactamente el mismo día que el candidato de Ciudadanos). Muy bien por Nueva Canarias como visionarios de este mundillo. Pero claro, si uno está en Twitter es para estar bien, si no, no se está. Y aquí le tenemos con el mayor número de seguidores y un número de tuits enviados que ya quisiera una bandada de gorriones en plena migración. Este hombre debe tener ya los dedos entumecidos de tanto darle a la tecla. En los últimos seis meses ha enviado más de 17 tuits diarios, pero claro, el 83% de estos eran retuits (así cualquiera) y solo el 2% fueron respuestas. O sea, repetir mucho, aportar poco y responder menos. Apenas utiliza las menciones, usa pocos links y pocos hashtags.

Ver el detalle completo del perfil de Twitter de Román aquí (pulsa sobre la imagen para verla más grande).

Datos curiosos de Román

  • Es un tío constante tuiteando.
  • También se responde a sí mismo, como Mª del Mar.
  • Menciona a los suyos y a sus ex.
  • Utiliza una ensalada de hashtags.
  • Román es más de iPad, claro, es más cómodo. Y en el coche, mientras le llevan, coge el iPhone.

Manuel Romero – C’s

Manuel comparte nacimiento de su cuenta con Román, demasiada coincidencia para que sea algo casual. Es, con diferencia, el que menos seguidores tiene, ¡pobrecito!. Pero el tamaño no importa ¿o sí?. Envía un media de 1 tuit cada dos días, eso es muy poca presencia. Ha enviado pocos tuits, pero lo mejor es que de esos, sólo el 17% suponen un RT (el mejor dato de todos). Eso significa que aporta poco pero aporta algo propio, y no solamente hace de altavoz de otros. Otro dato muy positivo, incluye un enlace en uno de cada dos tuits. ¡Muy bien!, compartiendo contenido, que para eso estamos aquí ¿no?.  Sus datos de porcentaje de RT y Favoritos por tuits se mantienen en un discreto 15%, con valores similares a Román y algo superiores a Carolina. Nuevamente este dato se puede interpretar como que no tiene un grupo de palmeros haciéndole la ola y repitiendo todo lo que él dice.

Ver el detalle completo del perfil de Twitter de Manuel aquí (pulsa sobre la imagen para verla más grande).

Datos curiosos de Manuel

  • Ha cogido carrerilla en los últimos meses.
  • Ooootro que se responde a sí mismo.
  • Menciona a muchos medios digitales (recuerda que era el que más links aportaba).
  • Aunque tiene los cacharros de Apple, suele compartir a través de la web directamente (mediante los botones sociales de las noticias).

Noemí Pérez – PODEMOS

Noemí también entra en Twitter a comienzos de 2011, ¡madre mía como se llenó la red de políticos por esas fechas!. Pero ¡ojo!, a pesar de haberse dado de alta en 2011, no empieza a enviar tuits hasta ¡febrero de 2014!, tres años de inactividad. ¡Raro, raro!. O bien eliminó todos los tuits anteriores a esa fecha, o bien ocurrió un fenómeno espacio-temporal que le hizo creer que lo que para ella eran dos días para nosotros supuso tres años. Algún día lo sabremos.

Para ser una de las últimas en llegar y haber enviado poco más de 630 tuits, es la tercera con más seguidores, por delante de las candidatas del PP y de CC.  Envía unos 3 tuits cada dos días (un dato pobre), y encima más de la mitad de esos tuits son RT de otros. Fea se pone la cosa. O sea. Es la que menos ha enviado y encima, menos de la mitad de esos tuits son contenido original, sin apenas links ni hashtags (mencionar sí menciona habitualmente a otros). Eso sí, responde a los tuis de forma moderada, un 17% de los tuits enviados son respuestas. Por último, Noemí tiene un alto porcentaje (la que más) de seguidores que le hacen RT y le ponen favoritos, eso si es tener «amigos«.

Ver el detalle completo del perfil de Twitter de Noemí aquí (pulsa sobre la imagen para verla más grande).

Datos curiosos de Noemí

  • Desde que retomó la cuenta, ha sido constante tuiteando, y la cosa va en aumento.
  • Retuitea y menciona a los líderes.
  • Responde poco pero variado.
  • Era de esperar, tiene un Android como dispositivo principal, aunque por ahí se cuela algún iPhone y iPad. Lo siento, aquí he sido malo, pero yo prefiero una manzana a un robot verde.

Pues, ya no te «ajunto»

Y hablando de «amigos«, ¿como anda la relación en Twitter entre los candidatos? ¿Se siguen unos a otros? Veamos el siguiente resumen:

Quien sigue a quien en Twitter

En definitiva:

  • Australia y Carolina no se «ajuntan«. Ninguna sigue a la otra.
  • A Román le siguen todos los candidatos menos Noemí.
  • Román sigue a todos menos a Noemí.
  • A Noemí, la pobre, sólo la sigue Manuel.
  • Y a Manuel solo le hace caso Román.
  • Mª del Mar se lleva bien con «los principales» y Manuel y Noemí no le interesan.

Con lo bonito que es llevarse bien y saber lo que dicen los otros candidatos. Ni en esto se ponen de acuerdo. ¡Hay que ver!

 

 

 

Categorías
Redes Sociales

Fútbol, cabreos y redes sociales

Ayer no vi el partido de la Unión Deportiva Las Palmas.  No es algo que me avergüence decirlo, aunque a algunos les parezca «postureo» progre esto de que no te guste el fútbol. Cualquiera que me conoce sabe que a mi el fútbol me gusta tanto como tener a un sicario apuntándome con una pistola en la nuca.  Nunca he entendido esa pasión/afición desmedida por algo, nunca he compartido esas actitudes exaltadas en torno a un deporte (sea cual sea).

Para ser sincero, el partido de ayer, igual que me pasó con el final de La Liga o con los partidos de España en el mundial, lo seguía esporádicamente en redes sociales y me sentía como si yo fuese extraterrestre y no entendiese nada. Gritos, cabreos, goles, más gritos, insultos.  Y al final, decepción. ¿Qué paso? Lo leí en Twitter. Algo de unos tipos que habían saltado al campo antes de terminar el partido, que habían tenido que suspender unos minutos y al reanudar, empate, set y partido (para el Córdoba). Pues bien, pues vale.

Pues no, no vale. La gente no se quedó contenta.  Y tal fue así que algún iluminado (y lo digo seriamente) creo a las 21:00 del 22 de junio de 2014 una página en Facebook llamada Estos nos dejaron en Segunda. Llevo más de una hora siguiendo la evolución de esta página, y cualquiera que haya administrado páginas en Facebook puede comprobar que es el sueño de todo community manager. En el momento de escribir esta entrada superaba los 20.000 fans (en apenas 3 horas), y subiendo a una media de 20 fans por segundo. Fotos con miles de «Me gusta», cientos de veces compartidas. ¡Por Dios!, quiero ver esas estadísticas de Facebook Insights. ¿Nos hemos vuelto locos?  Juntamos fútbol, con cabreo, con decepción histórica y con cagada monumental de unos tipos sin dos dedos de frente y montamos una página/denuncia que pone cara a esos que no escondieron a la hora de saltar al campo.  En vez de salir a las calles con antorchas como una horda enfurecida a buscar culpables, montamos una página en Facebook que los ponga de vuelta y media.

Ni apruebo ni desapruebo el hecho de creación de esta página, puedo estar más o menos de acuerdo con este escarnio público al que están sometiendo a estos descerebrados, pero sí reconozco el oportunismo y el gran poder de las redes sociales.  El tipo o la tipa que haya creado la página es un/a crack (o dicho mal y pronto, el puto amo). Ha estado en el sitio oportuno en el momento adecuado. ¡Enhorabuena!. ¿Alguien sigue pensando que se puede estar al margen de las redes sociales?

Pero es que mientras escribo siguen ocurriendo cosas en esa página, hay alguien que ya ha creado una petición en Change.org para vetar de por vida la entrada a los que saltaron. ¡Ay, mi madre! La gente está fatal. Sería muy fácil (y demagógico) hacer comparaciones de esto con otros problemas mucho más graves que tenemos a nuestro alrededor, pero no lo voy a hacer.

En definitiva, siento el resultado y entiendo que haya decepcionado a mucha gente. Alabo la idea del que está consiguiendo más fans en unas horas de los que consiguen muchos profesionales en toda su vida juntando todas sus páginas (a este paso la página/protesta va a conseguir más fans que la propia U.D. Las Palmas, lo cual sería hasta raro).  Lo bueno de esto, que dentro de unas semanas nadie se acordará. La página dejará de tener tirón y quedará muerta. Las personas somos así, ahora estamos (están) encendidos, pero mañana es otro día y hay que seguir con la vida, con la de verdad.